La terapia infantil al igual que la terapia individual en adultos, es un proceso en el cual vamos a resolver los problemas o trastornos que el niño padece y que le dificulta alguna tarea de su día a día o le impide una adaptación adecuada.

En este caso los padres son un gran apoyo, y requeriremos que en algunos momentos de la terapia, (además de en la primera consulta) su presencia para que nos cuente como ven al niño y como ven la evolución.

La primera sesión en una terapia psicológica siempre es esencial, pero en el caso de la terapia infantil, aun más, debido a que es fundamental que el niño adquiera una imagen positiva de nosotras, y vaya aumentando su confianza y bienestar durante toda la terapia.

En ocasiones es importante que tengamos cierto feedback con otras personas del entorno del niño como pueden ser profesores o pediatras.

El dialogo con los niños es fundamental para poder tener toda la información que necesitamos para poder ayudarles a solucionar la situación por la que están pasando, en muchas ocasiones es necesario que pasen varias sesiones hasta que podamos conseguir la confianza total del niño o la niña.

El trabajo con niños aunque en principio puede resultar complicado, ya que no vienen a consulta por voluntad propia, es en la mayoría de las ocasiones gratificante ya que te demuestran su cariño y su agradecimiento de manera sincera.